Logo WLS
Lidl
Newsletter
La alimentación en verano
  • Compartir

La alimentación en verano

En los meses de verano, en los que el termómetro no acostumbra a darnos tregua, nuestra alimentación diaria debe incorporar una mayor proporción de alimentos ricos en agua. Para ello, te aconsejamos comer cada día cinco piezas de frutas y verduras (preferiblemente, fruta de temporada). Además, junto con las legumbres, estos productos son perfectos para que ingieras la fibra que tu cuerpo necesita.

Por otro lado, hay recetas fáciles de preparar que también pueden ayudarte a llevar una alimentación saludable en verano, como los platos a base de pescado o el gazpacho, una deliciosa sopa fría elaborada con hortalizas y con un alto contenido en sodio, potasio y vitaminas.

Por el contrario, es conveniente moderar el consumo de fritos, alimentos que pueden afectar negativamente al sistema cardiovascular, de salsas con demasiada grasa y de dulces. No obstante, los helados y los yogures nos ayudan a refrescarnos y favorecen la digestión, si se toman de forma moderada.

Finalmente, apuesta por hacer comidas y cenas ligeras, deja pasar una hora y media después de comer antes de bañarte y no te olvides de beber agua con frecuencia.

Volver a la home