Logo WLS
Lidl
Newsletter
  • Compartir

El protector solar y los niños

¿Sabes por qué tenemos que extremar la precaución con los niños a la hora de tomar el sol?

Su piel, al poseer menos melanina que la de los adultos, es más sensible a las radiaciones solares y tiene menos mecanismos de defensa. Además, el verano está para disfrutar y los más pequeños no paran de jugar y hacer deporte al aire libre, así que debemos protegerles de los rayos del sol constantemente.

Por lo general, tenemos que darnos crema cada 2-3 horas pero, con los niños, hay que renovar su protector solar cada menos tiempo ya que se bañan y mantienen actividad física frecuentemente. Por ello es recomendable usar cremas resistentes al agua o específicas para practicar deporte.

Siempre hay que aplicar cremas que contengan un factor de protección solar superior a 50 para asegurar una protección total, prestando especial atención a las zonas más sensibles como: nariz, párpados, labios y hombros.

Para cuidar la piel de los peques frente a las quemaduras, es recomendable elegir cremas o leches hidratantes infantiles diseñadas sin perfumes ni colorantes. Además, el formato en spray facilita la aplicación con una rápida absorción y hace que te despreocupes mientras se divierten jugando.

Por último, no olvides que también es muy recomendable proteger a los niños del sol utilizando sombreros, gafas de sol y paravientos.

Volver a la home